fbpx
Las mujeres no solo hablamos de amor en primavera… también hablamos de plata.

Pocas cosas conmueven tanto nuestras emociones como el dinero. Emociones un tanto inconfesables, intensas, y muchas veces caóticas. 

Cada vez las mujeres hablamos más de dinero, cada vez más nos acercamos más al mundo de la educación financiera, vemos claramente que es un conocimiento super importante, y al paso que aprendemos, descubrimos cuánto de nuestro poder estaba disminuido por la ignorancia.

Lo que también vamos descubriendo es que la información sola no alcanza. Hay un trasfondo emocional, consciente y no, detrás de cada una de nuestras decisiones económicas y financieras.

Vamos haciendo conscientes nuestras limitaciones, y todo ese universo de creencias y sentires ocultos, que aunque no los veamos, operan dentro nuestro; como un comando oculto que nos lleva a hacer o no hacer, determinadas cosas, y que tiene incidencia directa en nuestros resultados.   

Nos damos cuenta, que lo que nos pasa con el dinero, está condicionado por nuestras experiencias previas, las propias y las de nuestra familia de origen, a veces hasta dos o tres generaciones anteriores. 

En el mundo de las emociones y el dinero, el saber es importante, el tomar contacto con lo que sentimos y cómo percibimos el dinero es más importante, y acceder al universo más desconocido de nuestras propias emociones es clave. 

Empecemos por la dimensión más consciente:

La plata en sí misma es solo una cosa, una energía, es material de intercambio, como tantas otras cosas en este mundo, es la conciencia que ponemos sobre ella lo que determina si le estoy dando un buen uso. 

Por ejemplo, si tengo una conciencia respetuosa por el medio ambiente, a la hora de hacer un gasto voy a elegir, marcas y productos alineados con mis valores. Más que el precio, o además del precio, voy a mirar estos aspectos, y van a influir en mi decisión de a quien le compro y a quién no. 

Está claro para todos verdad? lo mismo si tengo una conciencia enfocada al respeto animal, o al trabajo digno, o al libre mercado, lo que cada persona haya puesto en su escala de valores. 

Ahora, hay un más allá de esto, y son todas nuestras creencias y valores no tan conscientes.

Existe toda una secuencia de pensamientos, hecha para legitimar, y soportar, nuestras contradicciones, nuestros caprichos. Siempre hablo acerca de que, la persona más fácil de engañar soy yo misma… así que siempre tendremos argumentos para explicar porque no tenemos más plata, porque siempre nos pasa lo mismo, o porque nuestra vida económica anda para atrás.

Ahora, sí estás leyendo este blog es porque ya pasaste por esa etapa, ya superaste la Edad de la Inocencia,  y ahora tenes ganas de decirte la verdad. Ya desconfías de tu propio relato, y estás disponible para preguntarte… qué hago mal? y por qué? y estás lista para ocuparte, si, ocuparte, que es más que preocuparte, y de realmente darle una solución a esto que te perturba. 

Sabés que te mereces una vida sin tantos sobresaltos económicos, sabés que ya es tiempo de una calma genuina y sólida en tus cuentas, que ya no querés arrastrar deudas absurdas, que ya no queres perder tiempo y energía en gastos superfluos… y sobre todo, no querés que el tema de la plata y las preocupaciones en torno al dinero, te resten energía, tiempo y cabeza, para ocuparte de lo que realmente importa.

Más allá de lo que sabes que sabes, y de lo que sabes que no sabes, está lo que no sabes y lo que no sabes que no sabes. Y de eso vengo a hablarte. Hay algo detrás de lo que pensás, y es lo que sentís, y eso es lo que manda, aunque a tu mente no le guste esta noticia. 

La emoción es previa al mundo racional, antes de aprender a pensar aprendimos a sentir, es lo que se nos grabó primero, es la impronta con la que andamos por la vida. Y ese montón de recuerdos que ya no recordamos, son nuestro mapa interno. Y la brújula es la emoción. 

Veamos ejemplos de lo que no es TAN consciente…

Si tu familia de origen siempre ha sido humilde, te puede costar salir de la pobreza por Culpa o  por Miedo.

Culpa por tener más que ellos, Miedo a no saber ¿cómo es vivir SIN apremios económicos?, o por una especie de lealtad ciega con tu clan, algo dentro tuyo dice: “nosotros somos pobres, es condición de pertenencia y de aceptación, las personas con dinero no son aceptadas ni bien vistas aquí”. 

Si ese sentir está instalado en tu corazón, no habrá poder humano que te haga ganar dinero. 

O puede pasar al revés, si tu familia tuvo dinero, pero ese dinero ocasionó, según los discursos de esa misma familia, discordias, enemistades, hasta muertes, puede que inconscientemente no te permitas tener como ellos.

De nuevo, la culpa y el miedo aparecen, y condicionan. “Yo no seré como ellos, el dinero es sucio, yo me mantendré limpia”, (léase pobre). 

Pueden estar instalados en tu mente, como grabaciones que se repiten y se repiten hasta que empiezan a funcionar en automático, frases como: “Mi familia siempre se sacrificó, yo me sacrificaré, el trabajo es siempre sudor y esfuerzo”, sigamos..

 “En mi familia ninguna mujer cumplió sus sueños, cómo yo podría semejante cosa”,

 “el dinero saca lo peor de las personas, yo quiero ser buena gente”, 

“Si soy afortunada en el dinero me ira mal en el amor”, 

“si accedo al dinero quizás lo pierda, como le pasó a mi padre”,

y así…  podría escribir un libro con esto. 

Ese es el otro mundo que está en mi, ese es el mundo que también somos y que nos resulta desconocido, porque hasta que no lo exploramos con mucha conciencia permanece detrás de la cortina. 

Abrir los ojos, es el primer movimiento que nos habilita a caminar, a transitar, el famoso darse cuenta, para luego poder cambiar, transformar…y avanzar. 

Si no tocamos estos hilos de fondo, seguiremos repitiendo patrones de conducta en modo automático, y cambiaremos de trabajo, de marido, de país, de banco,  de contador, y seguiremos tropezando con la misma piedra. 

Entiendo que aveces queda mas facil decir “no me importa la plata”, a reconocer que no sé muy poco sobre la plata, que quizás me tengo que sentar a aprender sobre finanzas, sobre inversiones, y desafiar a mi cerebro (que está empeñado en que todo siga como está), a dar un salto hacia un conocimiento mayor, hacia otra conciencia. 

Un cambio de conciencia supone, indefectiblemente, un cambio en tus estados financieros. 

Hoy gozamos como nunca antes de un brutal acceso al conocimiento, casi todo es software libre, casi todo está en You Tube, todo está en algún libro, todo está a un par de click, solo se trata de destinar algo de tiempo y atención a tomar ese conocimiento. 

Así como un día dejaste de decir, porqué me pasa siempre lo mismo?, y dejaste de buscar respuestas afuera. Así como un día decidiste incluirte en la ecuación, y empezaste terapia,  para tratar de entender por qué siempre tropezabas VOS con la misma piedra, de igual manera es con la plata. 

Se trata de observarte y conocerte, no para juzgarte y condenarte, no tenemos tiempo para eso; sino para crecer y cambiar, para mejorar vos y mejorar tu vida. 

Y ya sabes que si vos estas mejor, el mundo esta mejor. 

Bienvenida a un mundo de gente consciente, que se reconoce imperfecta, que se reconoce en proceso… 

Bienvenida esta primavera de plata, a este septiembre en el que estaremos hablando y aprendiendo mucho más acerca del mundo de las emociones y el dinero. 

Aprovecho para invitarte a los próximos eventos!!

Este sábado 5 de septiembre, a las 10 hs, estaré emitiendo en vivo, por mi pagina de facebook: Transmisión de Pensamiento, justamente sobre este tema. La charla quedará subida ahí por si no puedes estar pero te interesa escucharla. 

Y hay más!! El día Jueves 10/9, a las 19 hs, te invito a un Webinar totalmente gratuito, un taller experiencial en vivo, donde vamos a meternos de lleno con “Las emociones ocultas y el dinero”, podés inscribirte enviando un mensaje en esta pagina.

Y finalmente, para las más audaces, para las que quieran ir más a fondo, abrimos un nuevo ciclo de los talleres experienciales de Todas las que Soy, Mujer de Plata. Tres encuentros a pura vivencia, para trabajar y transformar -Todas las que soy con el dinero-. Podes ver más info en mis redes y aquí en la web: https://stellaacosta.com/talleres-actividades/

O sea, si tenes ganas de aprender, de experimentar, de redescubrirte, pero sobre todo, de cambiar algunos viejos patrones para ir hacia una vida mejor, no hay excusas, hay un sendero. 

Nos vemos ahí.  

Suscribite a mis novedades

Suscribite a mis novedades

Al suscribite te enterás primero de mis contenidos nuevos

Gracias por tu confianza. Ya estás suscrita.

Share This